Usted está aquí

Monumentos y lugares

Slider Monumentos

Interior de la catedral de Murcia
Interior de la catedral de Murcia La Catedral de Murcia representa más de 600 años de arte, desde el gótico inicial hasta el barroco sublime. Interior de la catedral de Murcia
Monasterio de los Jerónimos
Monasterio de los Jerónimos Conocido como el "Escorial murciano", está construido en el S.XVIII según las trazas del arquitecto fray Antonio de San José.. Monasterio de los Jerónimos
Catedral de Murcia - Fachada de la Portada de los Apóstoles
Catedral de Murcia En la parte sur del templo se encuentra la Portada de los Apóstoles que representa el estilo gótico de la Catedral. Catedral de Murcia
Vista de la huerta de Murcia y Monteagudo
Castillo de Monteagudo El castillo de Monteagudo y su cruz ofrecen una vista panorámica de la ciudad y la huerta de Murcia. Castillo de Monteagudo
"Los espejos se emplean para verse la cara; el arte para verse el alma". George Bernard Shaw
La Catedral de Murcia

LA CATEDRAL DE MURCIA

Es el perfecto punto de partida para cualquier ruta turística por la ciudad. Artísticamente es la construcción más importante y su torre es el símbolo de Murcia. Se trata además del templo principal de la Diócesis de Cartagena.

Fachada de la Catedral de Murcia

Se construye a lo largo de cinco siglos (s. XIV-XVIII) y sus diferentes estilos (gótico, renacimiento y barroco) son un impresionante testimonio de la historia murciana. El edificio se inició en 1385 sobre el terreno que ocupaba la principal mezquita árabe de la ciudad. 

La torre-campanario mide 90 metros de altura -95 con la veleta-, lo que la convierte en la segunda más alta de España tras la Giralda de Sevilla. Es el punto más alto de toda la ciudad y está compuesta por cinco cuerpos decrecientes en anchura. Cada uno de ellos muestra una variedad artística distinta del resto, lo que le otorga un gran atractivo para el visitante. 

Torre de la Catedral de Murcia

El interior es en su mayor parte gótico. Su trazado es de tres naves con girola y capillas, la mayor parte de éstas son enterramientos de obispos y nobles que fomentaron o colaboraron en su construcción. Entre sus 23 capillas hay que destacar la Capilla de los Vélez, de estilo gótico flamígero, con una impresionante cúpula estrellada de diez puntas y  la Capilla de Junterones, una de las grandes obras del renacimiento español. También destacan la sillería plateresca del coro, el trascoro o la portada de la antesacristía.

Interior de la Catedral
[MAPA-CATEDRAL]

Capilla Junterones de la Catedral de Murcia

En el altar mayor se conservan el corazón y las entrañas de Alfonso X que así lo dispuso en su testamento en prueba de su amor a Murcia y la fidelidad que la ciudad le demostró.

Altar Mayor

En el exterior, la Catedral cuenta con tres puertas de acceso:

Plaza de la Cruz

La fachada principal o Imafronte realizada por Jaime Bort, joya del barroco internacional de excepcional belleza, es única en su género, se levantó gracias a la ayuda del cardenal Belluga -cardenal en Roma y gran benefactor de la ciudad- al que se le dedicó la plaza en la que se levanta y que en la actualidad es uno de los puntos de encuentro y celebración de eventos más importantes de la vida murciana. Los dos temas principales de la fachada son la Exaltación de la Virgen María -a quien está consagrado el templo- y la Glorificación de la Iglesia.

Imafronte de la Catedral de Murcia

La Puerta de los Apóstoles, de estilo gótico, recibe este nombre por las esculturas de los cuatro apóstoles que la engalanan. 
La Puerta de las Cadenas, de estilo renacentista, está adornada con relieves de tres de los cuatro hermanos patronos de la diócesis: San Leandro, San Isidro y San Fulgencio.

También hay que destacar el exterior de la Capilla de los Vélez, que se encuentra recorrida por una espectacular cadena que ha sido objeto de varias leyendas a lo largo de la historia.

Detalla de la Catedral de Murcia

 

 

Religiosos
968 216 344
Plaza Cardenal Belluga - 30001 - Murcia
Horario invierno (septiembre – junio): Martes a Sábado: 7-13h y 17-20h. Lunes, Domingos y festivos: 7-13h y 18:30-20h.
Horario verano (julio – agosto): Lunes – Domingo y festivos: 7-13h y 18:30-20h;
Entrada gratuita.
Para visitas guiadas, contactar con el Museo Catedralicio.
Lugar accesible para discapacitados por Fachada Principal puerta dcha.
37.9841000000
-1.1286700000
walking
El Palacio Almudí

EL PALACIO ALMUDÍ

 

Palacio Almudi - Exterior

Se trata de un edificio singular de estampa imponente del siglo XV, situado en el Plano de San Francisco, y con un patio de columnas que nos traslada a la Murcia Barroca. Fue un antiguo depósito de grano -alhóndiga- de la ciudad. La primera idea de construir en Murcia un almacén público para los cereales recaudados como diezmos se le atribuye al rey Alfonso X el Sabio en el siglo XIII.

Las obras del edificio, a cargo de Esteban Fernández, se terminaron en 1440. Posteriormente, en el siglo XVI, sufrió diversas remodelaciones. En el siglo XVII se habilitaron provisionalmente varias de sus salas como depósito de armas, mientras se terminaba el edificio del Contraste y fue en 1612 cuando la caída de un rayo en el polvorín que allí se guardaba provisionalmente, destruyó gran parte del edificio.

 

Palacio Almudi - Fachada

 

El edificio se convirtió en 1886 en Audiencia Judicial, y hoy alberga el archivo de la ciudad, ubicado en la primera planta, donde se guarda documentación administrativa de Murcia y de la huerta desde el siglo XIII. También es centro de arte, ya que sala de columnas toscanas de la planta baja está destinada a sala de exposiciones.
La puerta principal del inmueble está coronada por un enorme escudo real de los Habsburgo, el cual está flanqueado por dos escudos de Murcia de menor tamaño, que cuentan con sólo 6 coronas al ser anterior al reinado de Felipe V, monarca que otorgó la séptima corona a la ciudad de Murcia.
En la fachada puede contemplarse el medallón en relieve de la Matrona de Murcia o del Pósito del pan, obra de Hernando de Torquemada, que representa una matrona -Murcia- que amamanta a un niño al lado del suyo, y que es significativo símbolo de la hospitalidad de los murcianos. El relieve se remata con un pelícano, que simboliza la abundancia.

Palacio Almudi - Detalle

El Palacio Almudí era el lugar destinado a la compra-venta de trigo y otros cereales. Como el trigo ha sido casi siempre la base de la alimentación de los pueblos y había frecuentes años de carestía y hambrunas, los poderes públicos se preocuparon por construir depósitos de grano para cubrir las necesidades de la población, tanto de alimento como de simiente.

Palacio Almudi - Interior

El nombre de Almudí viene de la medida de capacidad de áridos equivalente a seis cahíces. A este lugar acudían cosecheros y tratantes para realizar todas las transacciones comerciales. Asimismo, el Concejo hacía el reparto del trigo a los panaderos.
 

Civiles
37.9835000000
-1.1330100000


walking
Santuario de la Fuensanta

SANTUARIO DE LA FUENSANTA

Muy cerca de Murcia, en la pedanía de Algezares, está el Santuario de la Fuensanta, residencia habitual de la Virgen patrona de la ciudad, desde el que visita la ciudad dos veces al año en romería (Cuaresma y Fiestas de Septiembre). El culto a la Virgen de la Fuensanta -que sustituyó a la Virgen de la Arrixaca como patrona- data de la Edad Media, época en la que los ermitaños tomaban agua de una "Fuente Santa". El Santuario, tal y como hoy lo conocemos, se remonta a finales del siglo XVII, habiendo sufrido desde entonces diversas restauraciones.

 

La Fuensanta

Se trata de un tradicional templo del barroco murciano, que consta de tres naves; una central más amplia y dos laterales con capillas. La portada (1705), obra de Toribio Martínez de la Vega, presenta dos torres y una puerta en arco de medio punto, destacando dos ángeles que sostienen el escudo del Cabildo de la Catedral -a cuya iniciativa se debe la construcción del templo- y una hornacina central con la imagen de la Virgen de la Fuensanta, obra de Jaime Bort, flanqueada por San Patricio y San Fulgencio.

 

La Fuensanta

En el interior hay unos espléndidos relieves y esculturas de González Moreno. Las pinturas y murales de la cúpula y del coro son obra del pintor Pedro Flores. En la primera aparecen representados el pueblo y la historia de Murcia en una romería de la Virgen, con Alfonso X, el Conde de Floridablanca, el cardenal Belluga, Francisco Salzillo y otros personajes ilustres de la historia murciana. En el coro se representa la coronación de la Virgen de la Fuensanta en el Puente Viejo.

La imagen de la Virgen de la Fuensanta era una más de las diversas imágenes existentes y se tenía conocimiento de la misma desde el siglo XV, celebrándose su culto durante la Encarnación y la Natividad. A finales del siglo XVII se produjo una importante sequía y fueron muchos los fieles que fueron a rezar a la virgen. Tras la romería al templo finalizó la sequía, este hecho se repitió varias veces y de este modo a mitad del siglo XVIII la Virgen de la Fuensanta se convierte en la patrona de la ciudad, lo que proporciona mayor relevancia al nuevo templo.

Próximos al Santuario de la Virgen de la Fuensanta se encuentran la Ermita y el Monasterio de la Luz (cuyos primeros pobladores fueron anacoretas), la Ermita de San Antonio el Pobre y el Convento de los Franciscanos de Santa Catalina del Monte, lugares todos ellos que merece la pena visitar.

Religiosos
Web
Correo
Teléfono
Dirección
Horario invierno
Horario verano
Precio
Accesbilidad
Transporte
37.9374000000
-1.1182300000
walking
Monasterio de Los Jerónimos

MONASTERIO DE LOS JERÓNIMOS

A escasos kilómetros del centro urbano, en plena huerta -pedanía de Guadalupe- se encuentra el Monasterio de los Jerónimos, un edificio conventual que perteneció a la Orden del mismo nombre, titulares también del famoso recinto religioso madrileño.

Monasterio de los Jerónimos

Este monasterio, procede de otro anterior fundado en 1579 en un lugar cercano que se conoció como la Ñora de Abajo, en la actual pedanía de La Ñora; de ahí que en los capítulos monásticos de la orden fundacional se le titulara como monasterio de San Pedro de la Ñora, denominación que se mantuvo en su nuevo edificio, aunque dicho nombre cayó en desuso tras la exclaustración de la orden jerónima en 1835, conociéndose desde entonces como monasterio de Los Jerónimos.

Fue construido a comienzos del siglo XVIII por encargo de los monjes jerónimos, que buscaron en esa zona de la huerta un lugar a salvo de las inundaciones, bajo la dirección del arquitecto y monje de la Orden Antonio de San José. Declarado Monumento Histórico Nacional, se le ha denominado "el Escorial murciano", tratándose de una obra de grandes proporciones. Con planta de cruz latina, tiene fachada en ladrillo visto, puerta con arco de medio punto y dos esbeltas torres coronadas con cúpulas de teja vitrificada en el característico color azul del barroco murciano, al igual que la cúpula poligonal del crucero, de considerables dimensiones.

 

Monasterio de los Jerónimos

 

El interior está profusamente decorado con yeserías blancas geométricas sobre fondo azul. En él destaca el retablo Mayor barroco, en mármol, alabastro y madera dorada. El retablo puede fecharse en torno a la década de 1780. Se trata de una obra de transición entre el barroco y el clasicismo formal, aunque ha perdido algunos elementos originales y tiene como guía la fachada de la Catedral de Murcia.

El Monasterio sufrió diversas vicisitudes a lo largo de la historia, en particular a consecuencia de la desamortización de Mendizábal, tras la que se produjo el abandono y el saqueo del edificio. Posteriormente fue cedido a los Jesuitas. En la Guerra Civil, convertido en cuartel de aviación, desaparecerían el retablo, el coro, la sillería y todas las imágenes, a excepción de la de San Jerónimo, a quien está dedicada la Iglesia, tratándose de una de las mejores obras del escultor Francisco Salzillo, que se conserva actualmente en el museo catedralicio.

Hoy en día, el Monasterio, tras varias restauraciones y acondicionamientos se ha constituido en sede de la Universidad Católica de San Antonio, lo que lo convierte en uno de los focos culturales de la Región.

 

Monasterio de los Jerónimos

Religiosos
Teléfono
37.9914000000
-1.1848600000
walking
Real Casino de Murcia

EL REAL CASINO

Es un edificio singular desde el punto de vista arquitectónico y un lugar emblemático de Murcia, de la que constituye seña de identidad. Realizado a finales del siglo XIX, en él se recrean diferentes estilos.

Real Casino de Murcia

Ubicado en una de las principales calles del centro peatonal - Trapería- sorprende al visitante por su eclecticismo. Por ejemplo, la fachada que es obra del arquitecto Pedro Cerdán Martínez, contiene elementos decorativos tanto clásicos como modernistas.

Nada más entrar, el visitante se encuentra con un patio árabe obrado en dos alturas y rematado por una gran cúpula de hierro y cristal. Con una rica decoración, está inspirado en los salones reales de La Alhambra y el Alcázar de Sevilla.

Casino de Murcia

A continuación de este patio, se accede a la galería, un enorme pasaje cubierto a modo de calle privada. Hace las veces de distribuidor de las distintas dependencias del Casino, además de lugar de reunión. El resto de las habitaciones de la planta baja, se organizan a ambos lados de esta galería.

El Congresillo es el nombre popular de un salón interior que fue lugar de reunión de personajes influyentes dentro de la vida económica y social de Murcia, que ejercieron una notable influencia en nombramientos de cargos políticos y toma de decisiones.

El patio pompeyano, decorado con una bella estatua femenina del escultor José Planes, cuenta con catorce columnas -hechas de una sola pieza, con capitel jónico-, que forman un conjunto de gran efecto artístico.

 

El Salón de Baile es quizá la dependencia más conocida del edificio y espléndido testigo de la vida social de Murcia durante más de un siglo, fue dirigido por el famoso arquitecto José Ramón Berenguer, de estilo neobarroco. Las valiosas pinturas que lo embellecen -cuatro matronas entre nubes- representan la Música, la Escultura, La Pintura y la Arquitectura. Cuatro medallones representan a los hijos ilustres de Murcia: Romea, Salzillo, Floridablanca y Villacís.

Salón de bailes

Destaca también el tocador de señoras, no solo por el lujo con el que está concebido, sino también por el lienzo que decora el techo, obra del pintor Marín Baldo, que muestra una alegoría de la noche representada por la diosa Selene. Los ojos de la mujer alada que cae envuelta en llamas se han hecho famosos debido al efecto óptico por el que siguen a quien los mira desde cualquier parte de la sala.

Tocador de señoras

También hay que destacar la biblioteca, el salón de billar, y dos salones de tertulia con enormes ventanales a la Calle Trapería a los que los murcianos, con el fino humor que les caracteriza, apodaron 'las Peceras'.

Patio

Civiles
Web
968 215 399
C/ Trapería, 18 - 30001 - Murcia
Horario habitual: Lunes – Domingo: 10:30 – 19h.
Agosto: Lunes – Sábado: 10:30-14:30h.
Domingos cerrado. Restaurante cerrado en agosto.
"General: 5€ (folleto o audioguía) - Reducida 3€. Restaurante en el interior. Reservas en 968 22 28 09 y 608 21 06 20."
Para visitas guiadas, contactar con el Casino.
Sólo accesible para discapacitados galería central.
37.9854000000
-1.1289700000
walking
El Palacio Episcopal

EL PALACIO EPISCOPAL

 

Palacio Episcopal

En la plaza del Cardenal Belluga se alza, junto al majestuoso imafronte de la Catedral, el Palacio Episcopal. Se dice que cuando el obispo Mateo decidió la construcción de una residencia desde la que se pudiera contemplar la recién terminada fachada de la Catedral, impulsó la edificación de este palacio de planta cuadrada. Sede oficial de la Diócesis de Cartagena, fue levantado en el siglo XVIII y hoy es uno de los inmuebles más importantes del patrimonio monumental de la ciudad de Murcia.

Palacio Episcopal

El primitivo Palacio Episcopal de Murcia se encontraba hasta mediados del siglo XVIII justo en el lado de enfrente de la actual plaza del Cardenal Belluga. Aquel primitivo palacio renacentista ocupaba gran parte de lo que hoy es la plaza, creada a raíz de la reforma urbanística de los alrededores de la Catedral tras la construcción del imafronte.

Una vez derribado el viejo palacio, se pensó en construir uno nuevo en el solar que hasta entonces ocupaba el palacio del Adelantado Mayor del Reino de Murcia.

De elementos arquitectónicos muy singulares, es otra de las obras cumbres del patrimonio monumental en Murcia. En su construcción colaboraron varios maestros canteros venidos de las obras catedralicias. Se compone de dos edificios ensamblados:

El llamado Martillo del Palacio (el mirador del obispo); es un espigón saliente construido antes de que se iniciara la construcción del cuerpo principal con el fin de tener un mirador sobre el Río Segura y el Paseo del Arenal o Glorieta.

 

Palacio Episcopal

El cuerpo principal o palacio propiamente dicho; fue construido con claras influencias del último manierismo italiano, por lo que se le relaciona con los palacios romanos.

Las puertas-balcón de sus fachadas son soluciones arquitectónicas que tienen su origen en las concebidas por Miguel Ángel para el Palacio Farnese de Roma en el año 1546. Los tratamientos murales a base de ornamentaciones al fresco son otra característica de los palacios romanos y napolitanos.

Del interior son de gran interés: la escalera imperial, que responde a los esquemas más peculiares del barroco romano; el patio, organizado en tres arcadas en orden dórico y un cuerpo superior más compacto; y la pequeña capilla del Obispo, de planta circular. El escudo que preside el balcón principal del palacio recuerda al Obispo Roja, bajo cuyo mandato se terminó la obra en el año 1.786.

La realización del palacio a mediados del siglo XVIII, junto con otros edificios y obras públicas, ponen de manifiesto la importancia de los cambios urbanísticos que se dieron en Murcia en dicho siglo.
 

Religiosos
37.9837000000
-1.1296000000
walking
El castillo de Monteagudo

EL CASTILLO DE MONTEAGUDO

 

Castillo de Monteagudo

El castillo de Monteagudo se localiza en lo alto de un cerro de roca calcárea, desde el que se domina todo el valle septentrional de la huerta. En sus laderas se asienta la población de Monteagudo, a unos 5 Kms. de la ciudad de Murcia.

Dado su carácter militar, su emplazamiento responde a motivaciones estratégicas. Tal como indica su topónimo (Monte-agut), la fortificación ocupa un macizo muy abrupto de 149 m de altitud máxima y se extiende a lo largo de dos plataformas de unos 400 m. de diámetro. A sus pies discurre el "camino viejo de Monteagudo" que une dos importantes vías de comunicación que parten de la ciudad: los caminos de Alicante y de Castilla.

Es por eso que el poblamiento en este lugar haya sido prolongado e ininterrumpido: cultura argárica, íberos, romanos y árabes. 

Los restos arquitectónicos que han llegado hasta nosotros son fruto de numerosas reparaciones y ocupaciones que se remontan al período islámico. Antes de la fundación de Murcia debió ser un castillo rural donde se refugiaban los campesinos del entorno. Cuando la ciudad se convierte en la verdadera capital del territorio, "hisn Montagut" se transforma en un castillo urbano, verdadero fortín y atalaya defensiva de los emires murcianos que residían en la ciudad y en la almunia real de la que forma parte el propio castillo.

 

Castillo de Monteagudo

En lo referente a las técnicas constructivas, los alarifes musulmanes construyeron sus murallas con sólidos lienzos de tapial de argamasa que están jalonados con torres rectangulares de poco saliente y situadas muy próximas entre sí, actuando como verdaderos contrafuertes. Al recinto inferior se accede por el flanco sur a través de un camino de tierra y un tramo de escaleras de cierta dificultad. A lo largo de este recinto que se despliega por el flanco noreste, se aprecia la existencia de grandes aljibes, graneros y otras estancias. El acceso se realiza a través de unas escaleras y de una interesante puerta en codo, tallados a pico y cincel sobre la roca de base. Constituye una auténtica alcazaba fuertemente defendida y con una planta mucho más regular que forma un rectángulo de 50 x 25 m.

Tras la conquista cristiana, el castillo no perdería su carácter estratégico, quedando bajo control de la monarquía castellana. Sabemos que fue visitado al menos en dos ocasiones por el propio Alfonso X el Sabio y en él residieron diferentes alcaydes reales.  Esa situación perduró hasta los últimos años del siglo XV, cuando los Reyes Católicos conquistaron el Reino musulmán de Granada.

 

Castillo de Monteagudo

Lugares
Web
Teléfono
38.0205000000
-1.0976200000
walking
El Paseo del Malecón

EL PASEO DEL MALECÓN

El paseo del Malecón es un muro de contención contra las avenidas de las aguas del río Segura. Tuvo su origen hacia el año 1420, fecha en la cual y tras dos importantes inundaciones, se toma la decisión del Concejo de la Ciudad de demoler las viejas y castigadas casas del barrio de la Arrixaca, para construir un muro, que se levanta sobre las mismas motas del río del actual paseo.

El_malecon

A pesar de haber sido objeto de numerosas reparaciones, al llegar el siglo XVIII se hallaba muy deteriorado a causa de las lluvias, los vientos, el paso de las caballerías y el continuo tráfico de la ciudad, acometiéndose su reedificación en el año 1.736 por el Corregidor de la ciudad D. Francisco de Luján y Arce. A partir del año 1745, es cuando por mediación del Cardenal Belluga es reconstruido totalmente, tomando la forma que hoy conocemos.

Hoy en día es un excepcional paseo a unos tres metros de altura sobre el nivel del suelo. Como una lengua de piedra se adentra más de 1.500 metros en la Huerta intentando rodear la ciudad por su lado oeste, y discurriendo entre los jardines del antiguo Convento de San Francisco y el del Botánico. Se trata de un lugar para el ocio y el paseo desde el que se disfruta de magníficas vistas. Para el descanso cuenta con numerosos asientos de piedra a lo largo de todo su recorrido.

El malecón

Destacan la presencia de un Triunfo dedicado a María, la estatua del filántropo murciano D. José María Muñoz, y las viejas portadas de los huertos y las casas que flanquearon el Malecón.

En su margen izquierdo se encuentran el Colegio de los Maristas y el Convento de Capuchinas. 

En el margen derecho se ubica el Jardín Botánico, nacido de la unión de los terrenos del antiguo jardín con otros huertos colindantes como el huerto de los Cipreses o el de las Bombas, con una preciosa portada barroca que aún se conserva. Hoy día es el jardín de mayor extensión de todos los existentes en Murcia y, desde que fue destinado como jardín botánico, recuperó el nombre con el que muchos ciudadanos lo conocen. Originalmente pertenecía a un Instituto Provincial, y fue creado para las prácticas de sus alumnos, restos de ese jardín son los ejemplares de árboles más notables que aún subsisten.

Puerta de las bombas

También en el margen derecho del Malecón, aún hoy podemos observar inmuebles construidos años atrás, como es el caso del gran caserón con miradores y balcones, que fue casa del poeta murciano Pedro Jara Carrillo.

Jardines

Paseo del Malecón

37.9829000000
-1.1333900000
37.9865000000
-1.1477300000
walking

Paseo del Malecón

37.9865000000
-1.1477300000
37.9865000000
-1.1477300000
walking
La huerta

LA HUERTA

Ocupa el terreno en declive entre dos cadenas montañosas paralelas por las que discurre el Segura en su camino hacia el mar.

Extendida por toda la Vega Media del río Segura, es un valle por el que el río a lo largo de toda la Era Cuaternaria ha ido depositando con sus avenidas un lecho fértil para el cultivo, los aportes del río Guadalentín que desemboca en el Segura aguas abajo de la ciudad de Murcia, también han contribuido a la formación de la Huerta. Los primeros pobladores prehistóricos no habitaron el fondo del valle por ser tierras pantanosas y con alto riesgo de inundaciones, encontrándose restos argáricos en las faldas de los montes que bordean el valle del Segura.

La huerta

Aunque los romanos ya cultivaban en la Huerta de Murcia, fueron los musulmanes los que desecaron los terrenos pantanosos y crearon un sistema de riego y de drenaje muy eficaz a partir de la Contraparada: primer lugar de visita para quien desee introducirse en el conocimiento de la Huerta de Murcia, es el punto de partida de un sabio aprovechamiento de las aguas que hace que éstas se introduzcan en la Vega para que, mediante multitud de acequias que se ramifican, puedan llegar hasta puntos muy distantes de ambas márgenes del río, propiciando desde hace siglos el cultivo de frutales, cítricos y hortalizas.

La huerta

Con la Reconquista de Murcia por Alfonso X el Sabio, muchos musulmanes huyeron a Granada y grandes terrenos de la Huerta quedaron despoblados. El rey Alfonso repartió entre los cristianos los bancales de la huerta en pequeñas superficies, apareciendo entonces el minifundio.

Al final de la Reconquista, en el siglo XVI, se produjo un importante desarrollo agrícola con la introducción del naranjo y la morera, con la base de la industria de la seda. En este siglo se construyeron importantes obras hidráulicas como el malecón, la supresión de meandros del río, el encauzamiento de algunos tramos y de acequias y la construcción de las norias que elevaban el agua a bancales más altos para su riego.

La huerta

En la posición hegemónica que Murcia ocupó en la producción y comercio de la seda, fue decisivo el casi monocultivo de la morera, al que la huerta brindaba unas condiciones óptimas.

La huerta de Murcia es además fiesta, folklore y gastronomía, que se celebra cada año en los festejos y desfiles populares del Bando.

 

Lugares
walking

Acceso

Secciones: 
Icono: 
Dónde dormir
Título: 
Reserva en la ciudad de Murcia
Descripción: 

Acceso al portal de reservas

Icono: 
Oficinas de Turismo de la ciudad de Murcia
Título: 
Información turística
Descripción: 

Oficinas de Turismo de la ciudad de Murcia